EL BLOG DE L'ARMAND

EUFORIA POR LA GENEALOGÍA, ANTIRRACISTA
15/10/2012

La prensa estadounidense acaba de publicar una genealogía de su primera dama Michelle Obama (nacida Robinson), elaborada por la genealogista MeganSmolenyak, y con la que se dio a conocer de su marido el presidente Barack ya hace unos meses, se ha despertado en aquel país un interés nacional por la genealogía parecido al que se produjo en los años 70 cuando se emitió la serie “Raíces”, que fue –como alguien ha dicho- uno de los fenómenos televisivos más importantes de todos los tiempos.

 

Es conocido que un inmenso número de mujeres esclavas negras tuvo retoños mestizos con sus amos blancos, que, salvo rara excepción, las violaron.

 

Ahora se ha sabido que la primera dama de los Estados Unidos desciende de una esclava negra del blanco David Patterson (+ 1852), llamada Melvinia, nacida en 1844, que, en 1859, a los 15 años, dio a luz a un hijo (seguramente habido de su nuevo amo blanco Henry Shields, yerno de Patterson) llamado Dolphus T. Shields, que fue padre de Robert Shields y abuelo de Purnell Shields (nacido en 1910). Este señor es el padre de Marian Shields, que desu esposo, Fraser Robinson (+ 1991) fueron padres de Michelle Obama.

 

También por la genealogía del presidente Barack se ha sabido que tiene un 50% de sangre africana y otro 50% de sangre europea (inglesa, alemana, irlandesa, escocesa, galesa. francesa y holandesa), según ha manifestado el genealogista William Addams Reitwiesner. Por su lado inglés desciende del rey Eduardo I y es primo-vigésimo segundo de su oponente en la carrera presidencial John Mac Kain.

 

Como he dicho, todas estas noticias han despertado la curiosidad de mucha gente, principalmente de raza negra, que se ha lanzado a los archivos para trazar sus genealogías.

 

Una de las grandes virtudes de la genealogía científica es que deja sin efecto las nefastas ideologías del racismo y la xenofobia y demuestra que no existe una raza pura y que todos descendemos de negros, amarillos cobrizos, judios, musulmanes, budistas, etc. El rey Juan Carlos I, por ejemplo, desciende de Gengis Jan y tiene a Mahoma como pariente muy lejano, Rudolf Hess, el nazi muerto en la prisión de Spandau, descendía de Zwinglio, el reformador suizo de la época de Lutero, y por ser descendiente suyo también era primo lejano del judio estadounidense Kassowitz. El que se crea ario puro que tire la primera piedra (“La Vanguardia”, 22 octubre 2009)